La neurocepción es un concepto que ha sido introducido recientemente por Stephen Porges dentro de su teoría polivagal.

Esta teoría busca explicar el funcionamiento de la parte de nuestro sistema nervioso de la que no tenemos control voluntario, el sistema nervioso autónomo.

Porges describe que la neurocepción es el proceso por el cual nuestros circuitos neuronales, diferencian si una situación o persona es peligrosa o amenazante para nosotros o si por el contrario, podemos sentirnos seguros con ella sin necesidad de poner en marcha estrategias defensivas.

Es importante señalar que este proceso tiene lugar sin que participe nuestra conciencia, sucede con anterioridad a la percepción consciente. Primero se valora el riesgo o amenaza de la situación , y en el caso que se evalúe como segura, se desactivan los mecanismos defensivos (mediados por nuestro sistema nervioso simpático) para poder implicarse así en comportamientos sociales.

Así una persona conocida, con un tono de voz y expresión facial adecuada y cálida nos promueve una sensación interna de seguridad, lo que nos permite interaccionar socialmente con ella. En caso contrario tendremos una sensación de incomodidad o directamente de peligro.

Así por ejemplo un bebé puede sentirse seguro e interactuar entre risas y balbuceos con su figura de apego y llorar buscando seguridad ante la presencia de un extraño.

Para realizar esta valoración de la seguridad se tienen en cuenta tanto las circunstancias del entorno, como las circunstancias viscerales internas, es decir la información que nuestros órganos internos envían a nuestro cerebro, así nuestra valoración de la situación a un nivel pre-consciente esta teñida de la información que proviene de nuestro cuerpo.

Este proceso tiene una importante implicación para la terapia, ya que una neurocepción de peligro puede ser promovida por la historia de apego o de memorias traumáticas. Así una persona puede mostrar estrategias defensivas (de lucha, huida o inmovilización) a pesar de que su valoración consciente de la situación no le indique ningún peligro actual.