La terapia de grupo es una modalidad de tratamiento que permite que distintas personas compartan sus experiencias emocionales y cognitivas.

La interacción con los otros permite reducir el aislamiento y la sensación de extrañeza o soledad que, algunas personas, experimentan con sus dificultades; además de promover nuevas pautas de conducta y habilidades.

El grupo terapéutico está dirigido por uno o dos terapeutas profesionales que fomentan la salud, facilitan la expresión de sentimientos y promueven la búsqueda de soluciones a través de la exploración del problema. 

Existen dos modalidades de grupos. Los grupos específicos, cuya característica es que los componentes de grupo comparten el mismo problema o síntoma. Por ejemplo:  fibromialgia, falta de habilidades sociales, baja autoestima, ansiedad, etc. 

Y los grupos abiertos, cuyos componentes difieren en su demanda pero prefieren abordar el problema desde una terapia grupal, más económica y enriquecedora en muchos aspectos.