Más que hipnosis ericksoniana, debería hablarse de terapia ericksoniana, ya que Milton H. Erickson fue una de las figuras más influyentes en el campo clínico, empeñado en descubrir y emplear los principios de la psicoterapia eficaz. Erickson utilizaba su concepción de la hipnosis como una herramienta para la terapia pero no era la única.

La hipnosis ericksoniana, se diferencia de la hipnosis tradicional porque se desprende de los métodos ritualísticos y en lugar de éstos adopta una concepción naturalística del estado de trance.

El terapeuta ya no se coloca en una posición autoritaria y carismática y considera con respeto cada una de las peculiaridades de la persona. El sujeto por su parte ya no  está en una posición pasiva y sumisa, colocándose al contrario, en una posición activa desde la cual deviene el protagonista del proceso terapéutico.

A pesar de que Erickson no deseaba que sus métodos y técnicas fueran codificadas para ser seguidas,( ya que opinaba que cada terapeuta debía desarrollar su propia técnica sin imitar a nadie), Son numerosos los seguidores que han intentado continuar la manera de trabajar de Erickson conociendo la limitación que supone intentar reproducir la genialidad y las especiales aptitudes que Erickson poseía.

La capacidad de observación, la influencia personal y la aptitud para la comunicación hipnótica, que este terapeuta tenía, hacían único su trabajo, que partía de una concepción naturalística, es decir su enfoque consistía en hacer emerger las capacidades naturales que toda persona tiene para superar las dificultades, el trance hipnótico es considerado una experiencia relacional, que se da naturalmente en nuestra experiencia diaria.

El estado de trance al que se accede no necesariamente con una inducción formal, ofrece al sujeto y al terapeuta  la posibilidad de acceder directamente a los recursos personales que previamente permanecían inaccesibles.

Erickson incidía, de una manera directa, en bloquear las pautas que mantenían el síntoma o problema (de aquí que se le considera el padre de la terapia estratégica) , y trataba de aprender y utilizar las pautas de respuesta y conducta de cada persona para utillizarlas al servicio del cambio.

Así pues el enfoque ericksoniano está centrado en la persona, en el momento presente y orientando al futuro, focalizando la solución más que el problema, utilizando la hipnosis no solo bajo una inducción formal al trance, sino también haciendo uso de una comunicación hipnótica, de una manera indirecta y metafórica.  

Si quiere obtener más información sobre hipnosis, puede visitar la página de la Sociedad Catalana de Hipnosis Clínica y Psicoterapia

Para conocer más sobre Milton Erickson visite la página de la Fundación Milton Erickson